Una cuenta pública que no mencionó la problemática del agua

0
651

Una cuenta pública llena de propuestas necesarias es la que entregó el presidente Sebastián Piñera en Valparaíso y que asegura buscará ponerse a la altura del avance que los tiempos exigen para una nación que busca llegar al desarrollo.

Hay quienes criticaron que se anunció mucho sin señalar el costo de estos y de dónde saldrían los recursos para ejecutarlos, otros que varios de ellos son de la gestión del gobierno anterior. Por su parte quienes respaldan al mandatario se mostraron satisfechos porque se ponen una meta alta que marcará la diferencia entre la actual gestión y la pasada.

En cuanto a lo que nos compete como región, si bien es cierto se mencionó que se trabajará por lograr una descentralización real, no se mencionó cómo y en que plazo, aún cuando está acordado antes de esta cuenta pública la elección de los gobernadores regionales.

Lo más preocupante es que no se hizo mención “al agua”, un recursos escaso y fundamental para el desarrollo productivo y humano de nuestra región que viene recuperándose de una etapa de sequía de 10 años, con poblados completos que fueron abastecidos por camiones aljibes (que aún quedan) y  donde el sector agrícola y ganadero redujo su producción y sus campos de cultivo a la mitad.

Los embalses hoy presentan cifras azules y una seguridad de riego para los campos que se encuentran en sus coberturas de tres a cuatro años. Pero no podemos olvidar que hace poco más de dos temporadas atrás estos mismos estaban secos.

Y menos olvidar que hay una problemática global, conocida como “cambio climático” que aumentó la temperatura de la tierra y que de manera desastrosa está derritiendo los glaciares (los pocos que quedan).

Por esta razón es que hoy y no mañana es que el Estado debe hacerse parte en buscar soluciones para cuando se repitan estas sequías y que sin lugar a dudas volverán a ocurrir, Pero esto tiene que proyectarse ahora que tenemos agua para estar relativamente tranquilos.

La carretera hídrica desde el sur es una buena medida para discutir y trabajar, pero no olvidemos que en el Sur también enfrentaron la misma sequía que nosotros, sin embargo representa una opción. Pero no hay que dejar de mirar el agua que se acumula en las cumbres del lado argentino y “no hay mejor momento para negociar que cuando no estás tan necesitado de algo”.

Pablo Sarricolea, geógrafo de la Universidad de Chile asegura que el avance del desierto no sólo depende de la temperatura y las precipitaciones, sino también de la gestión de los territorios. “Si realmente se quiere frenar el posible avance del desierto (o el paso de climas subhúmedos a semiáridos) se deben generar políticas de conservación de la biodiversidad, mejorar nuestra infraestructura de riego y evitar la pérdida de suelo y erosión de laderas”. Pero para lograr esto, el Estado juega un rol fundamental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here