Biblioteca Gabriela Mistral se alista para atender presencialmente

El espacio cultural dedicado a la lectura continúa su proceso gradual de reapertura el próximo jueves 22, siguiendo un estricto protocolo sanitario. Para esta etapa, se considera la atención e inscripción presencial en una de sus salas a público previa agenda. Paralelamente seguirá ofreciendo la reserva de libros en formato virtual, además de una nutrida cartelera virtual.

Como parte de la estrategia de desconfinamiento contemplada en el Plan Paso a Paso y de seguir acercando la lectura a toda la comunidad de forma presencial, la Biblioteca Regional Gabriela Mistral ha anunciado que se encuentra preparando una serie de medidas para comenzar su atención al público de manera presencial. A partir del jueves 22 de julio, el proceso incorporará inscripción de socias(os) de manera presencial y el acceso a 2do nivel con aforo limitado previa reserva (por periodos de una hora) a través de nuestro formulario disponible en la página web wwww.bibliotecagabrielamistral.gob.cl.

Cabe destacar que los servicios suspendidos hasta nuevo aviso incluyen el ingreso a pisos 3 y 4, reserva de espacios de reuniones y actividades (salas cowork, multiuso, maker y auditorio), uso de computadores, casilleros, estacionamientos, ascensores y permanencia en espacios comunes.

El seremi de las Culturas, Francisco Varas, expresó que “la reapertura gradual de nuestra Biblioteca Regional Gabriela Mistral es una noticia que nos llena de alegría, porque este espacio cultural es esencial para entregar a la comunidad de la Región de Coquimbo acceso universal a la lectura y potenciar esta actividad que es tan importante para todas las personas, en especial niños, niñas y jóvenes que están viviendo procesos formativos”.

Por otra parte, Valentina Orellana Guarello, directora regional (s) del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural señaló que “volver paulatinamente a habitar las salas de la Biblioteca Regional significa una oportunidad de regresar a esos espacios de refugio donde podemos sentirnos seguros, a encontrarnos con otras historias, de volvernos a escuchar, haciéndonos cada vez mas autores de nuestra experiencia. Esperamos que esta fase de apertura brinde nuevas posibilidades de seguir acompañándonos, de confiar en que podemos cuidarnos mutuamente y hacer de los derechos culturales una necesidad indispensable para la propia vida y de la comunidad”.

Se parte compratiendo