En los hopitales también se festejó el Día de la Niñez




En el marco del Día del Niño y Niña, los referentes de la Estrategia Hospital Amigo del Servicio de Salud Coquimbo, regalaron entretenidos libros y lápices para colorear a los pacientes más pequeños internados en los recintos asistenciales.

La magia del Día del Niño y la Niña inundó las salas pediátricas de los hospitales de la Región de Coquimbo, gracias a la entrega de cientos de regalos que buscaban hacer más amena la estadía de los pequeños en las unidades de hospitalización. Cajas de lápices para colorear y un entretenido libro para pintar, jugar y dibujar llamado “Mi Salud en Colores”, preparado especialmente para esta ocasión, fueron parte de los obsequios con los que los equipos del Servicio de Salud Coquimbo sorprendieron a los niños.

La iniciativa se enmarca dentro de una estrategia de carácter nacional denominada Hospital Amigo, que a nivel regional cuenta con el espacio “Mi Salud en Colores”, que busca hacer más amena la estadía de los menores en los recintos asistenciales. En esta oportunidad, el lanzamiento se realizó en el Hospital San Pablo de Coquimbo, donde 300 pacientes pediátricos recibieron su kit con un libro y lápices para colorear.

Uno de ellos fue Joan Marín, de apenas 1 año, quien se encuentra internado producto de una hipospadia. Su madre, Diana López, quien lo acompaña en su proceso, comentó que desde el hospital porteño los han tratado “excelente, demasiado bien. Vienen las tías, prestan juguetes, hacen cosas didácticas con ellos. La atención es muy buena. (…) Estoy muy contenta y Joan quedó feliz con su regalo, le gustó mucho”.

Jacquelin Aranda, subdirectora de Gestión del Cuidado en el Hospital de Coquimbo y referente de la estrategia de Hospital Amigo en el mismo recinto asistencial, destacó que esta es una actividad muy significativa para los niños, sobre todo en la celebración de su día.

“Tiene mayor relevancia cuando estos pacientes están en un hospital, alejados de su entorno familiar, entonces es un espacio donde ellos pueden desarrollar actividades más lúdicas, y por supuesto que la entrega de este contenido a ellos les permite concentrarse en una actividad que es más lúdica, más acorde a lo que un niño debe estar haciendo a esta edad. (…) Hoy día cuando entregábamos estos libros a los niños veíamos en ellos una sonrisa, ellos agradecen esta acción y eso es lo más importante, es ver en ellos que con un gesto te manifiestan que lo que estás haciendo está bien para ellos, y eso es lo que a nosotros nos da mucha tranquilidad y también mucha alegría”, señala.

Se parte compratiendo