Andacollo: Más de 15 años de presidio efectivo para carabinero por homicidio de Tania Morgado

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de La Serena condenó finalmente al subteniente de Carabineros Kenneth Adolf Berngeher Rojas, a las penas de 10 años y un día y 5 años y un día de presidio, en calidad de autor de los delitos de homicidio simple consumado y homicidio simple frustrado. Estos Ilícitos fueron perpetrados en febrero de 2019, en la comuna de Andacollo.

En fallo unánime, el tribunal integrado por las magistradas Victoria Gallardo, Jimena Pérez y María Inés Devoto, aplicó también al culpable las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras duren las condenas. Además, se le tomaron muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

Hechos ocurridos: Tania Morgado Cortés falleció en febrero de 2019

Luego de presentada todas las pruebas por parte de la Fiscalía, el tribunal pudo dar por acreditado que aproximadamente a las 23 horas del 16 de febrero de 2019, el acusado, Kenneth Adolf Berngeher Rojas, ejercía labores preventivas en la ciudad de Andacollo, como subteniente de Carabineros. En los momentos en que el vehículo policial comenzó a seguir al vehículo manejado por José Rivera Pizarro quien iba acompañado de Tania Morgado Cortés. El ahora ex carabinero, ordenó al conductor detener su vehículo en tres ocasiones, sin embargo el conductor hizo caso omiso al llamado policial por lo que el subteniente en ese entonces, efectuó 3 disparos que hirieron de gravedad a ambos ocupantes.

Quien sacó la peor parte, fue Tania Morgado, ya que recibió un disparo en su área cervical sin salida de proyectil, que según los antecedentes de peritos, se trató de un Traumatismo Raquimedular por impacto de bala que le costó la vida a la joven. Por otra parte, el conductor del vehículo (José Rivera), recibió un disparo con salida de proyectil en su zona torácica, del que tiempo después pudo recuperarse.

Se parte compratiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *