Policía detuvo a ciudadanos ecuatorianos con más de 700 prendas de vestir falsificadas

Detectives de la Brigada de Investigación Criminal La Serena realizaron la diligencia, retiraron las prendas de vestir y detuvieron a 4 extranjeros por infringir la Ley de Propiedad Industrial.

Efectivos de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI en La Serena, detuvieron a comerciantes ecuatorianos que se trasladaban con grandes sacos con ropa de exclusivas marcas falsificadas. Según los antecedentes recopilados, los detenidos tenían como objetivo, trasladarse a las calles de La Serena para efectuar la venta de estos artículos, cuyo centro de acopio era el hogar de estos ciudadanos extranjeros que contaban con el permiso de residencia actualizado. De esta manera, la PDI culminó una investigación que responde a la estrategia que desarrolla la policía civil con el municipio serenense junto a otras instituciones, para abordar la problemática que provoca el comercio ilegal en el centro de la comuna, y que en estos días se focaliza especialmente en unas Fiestas Patrias Más Seguras.

De acuerdo a las declaraciones del Jefe de la Bridec, Subprefecto Carlos Paz, “se incautó más de 700 prendas de vestir y bolsos tipo banano, camisetas, buzos y polerones. También procedieron con la detención de 4 extranjeros ecuatorianos que comercializaban en el centro de la capital regional con diversas marcas establecidas, pero eran prendas falsificadas, como logramos determinar en la investigación”.

En cuanto a los detalles económicos del decomiso de estas prendas de vestir, el avalúo de la incautación supera los $10 millones de pesos en perjuicio de las marcas, cuyos logos estaban estampados en los artículos. Las ganancias, para los comerciantes informales, se estima en casi $4 millones de pesos si hubiese concretado la venta, teniendo en cuenta que por cada prenda cobraban entre $4 y $10 mil pesos.

“Es importante comprender que, al comprar en el comercio ilegal, se está fomentando su actividad ilícita y provoca una competencia desleal que perjudica al comercio establecido que paga sus impuestos y permisos para poder funcionar, y que impacta además en la generación de empleos. Aquí
vemos que se está vendiendo prendas a un valor considerablemente más barato, porque no tienen la calidad de las originales y el consumidor ni siquiera puede ejercer sus derechos ni garantías como en el comercio formal”
, señaló el Subprefecto Paz.

Se parte compratiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *