La gamificación se abre paso en los procesos de selección laboral

En busca de agilizar los procesos de reclutamiento, las empresas están adoptando diferentes mecanismos que aplican en gran parte la tecnología. En esta línea, la gamificación se incorpora para que la experiencia de los candidatos sea más llevadera.

Cada vez es más habitual escuchar de plataformas de selección automatizadas o que aplican Inteligencia Artificial (IA). Después de todo, la gran cantidad de currículos que les llegan a los reclutadores, especialmente cuando se trata de las posiciones más demandadas, sobre todo en grandes empresas, es abismante.

En este camino por proporcionar una ayuda para filtrar currículos, también se intenta que para los postulantes el proceso sea sencillo e, incluso, divertido. Es en este caso cuando comienza a utilizarse la gamificación – la aplicación de técnicas y conceptos de la teoría de juegos en áreas que no tienen ese fin- en la selección de personal.

Así, “a través de una experiencia lúdica se garantizan resultados más efectivos, donde el candidato, inmerso en el desafío y abstraído de cualquier instancia evaluativa, toma decisiones y reacciona de forma natural e inconsciente, desde un entorno muy real y auténtico”, expresó Pablo Putrueli, CTO & Partner Global de Nawaiam.

Se trata de una tendencia que pisa cada vez más fuerte en nuestro país, debido a que mediante el juego se pueden valorar habilidades como madurez, capacidad de escucha, estrategia, empatía y organización, entre otras, claves en el quehacer laboral.

Putrueli comentó que “entendemos el plan de usar la gamificación en el plano de captar jugadores y resolver estrategias, bajo la premisa que la experiencia sea lo más natural y relajada posible. Ya estamos acostumbrados a jugar por una entrada, por un premio económico o por ser los primeros en tener aquel producto recién lanzado al mercado, por lo cual nos basamos en ese hábito ya construido y naturalizado por muchos, para aplicarlo y ayudar a evolucionar el área de RRHH”.

Ya no se trata de hablar de un juego o un test disruptivo, consiste en desafiar modelos y afianzar conceptos, “es valorar a las personas desde la misma línea de largada en caminos que por muchos tiempos fueron estresantes y tortuosos”, manifestó Putrueli.

Entre las bondades de la gamificación está que a través del juego se revela lo más auténtico y natural de las personas. Es por esto que este modelo ha venido para quedarse, aunque seguirá evolucionando y se expandirá cada vez más. Cabe recordar que este tipo de herramientas arrojan una gran cantidad de información que aún no se analiza, por lo que hay mucho más que explorar.

Se parte compratiendo