Envejecimiento de la población y obesidad son la tormenta perfecta para el Alzheimer

El bioquímico y doctor en Ciencias Biológicas Pedro Cisternas, experto en neurociencias y fisiología, planteó que en Chile se requiere una fuerte campaña educacional, desde los más pequeños en etapa de preescolar

En Chile, el incremento de la población de adultos mayores ha generado un aumento en la incidencia de patologías neurodegenerativas, entre las cuales está la demencia. Actualmente, el 1,06% de la población en Chile ha sido diagnosticada con Alzheimer, proyectando un aumento a 3,1% para el 2025.

Esta enfermedad corresponde a un tipo de envejecimiento patológico que se produce por la muerte progresiva y acelerada de neuronas en determinadas regiones del cerebro, comprometiendo inicialmente la capacidad para almacenar y recordar información. Se asocia generalmente a alteraciones conductuales que interfieren con el desempeño laboral, interacción social y autonomía en la realización de las actividades de la vida diaria de quien la padece.

Ante esta realidad, el bioquímico y profesor asistente del Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidad de O’Higgins, Pedro Cisternas, desde 2012 ha dedicado gran parte de su carrera profesional a estudiar esta enfermedad, con trabajos desarrollados en modelos animales, logrando mejorar la capacidad cognitiva y memoria en ratones. Sus investigaciones han sido publicadas en la revista Journal Neurochemestry.

La memoria, aprendizaje y sentido del humor son capacidades cognitivas que requieren un alto consumo de energía en el cerebro y el manejo correcto de azúcares en ese órgano puede hoy ser modulado en un laboratorio, gracias a este estudio. Además, se determinó la importancia que cumple la activación de una vía cerebral llamada Wnt en el metabolismo de la glucosa, proceso fundamental para las neuronas y la actividad cerebral.

“El mayor factor de riesgo para desarrollar Alzheimer es la edad, y en números, Chile está envejeciendo. En el 2050, más del 40% de la población va a tener más de 65 años, y, a eso, súmale que el país tiene una mayor incidencia de obesidad, alrededor de un 30%, o sea, estamos envejeciendo y con problemas de obesidad, por lo que es una tormenta perfecta para gatillar diabetes, hipertensión, y claro, Alzheimer”, indica Cisternas, quien es doctor en Ciencias Biológicas y postdoctorado en Neurociencias y Fisiología

“Esta enfermedad es la demencia más común a nivel mundial, abarca el 70% de los pacientes con demencia y el factor principal de riesgo es la edad adulta, arriba de los 65 años, pero hay factores que pueden afectar como el stress o dormir poco, o, enfermedades metabólicas que pueden incidir como la obesidad, diabetes o hipertensión. Hace bastante tiempo, he estado investigando cómo estas enfermedades metabólicas pueden acelerar la progresión del Alzheimer, ya que el cerebro requiere mucha energía para trabajar, cerca de 25% de energía incorporada al organismo es utilizada con el cerebro para sus funciones básicas, especialmente para la comunicación entre neuronas”.

Estas investigaciones realizadas en animales “indican que la activación de la vía Wnt estimula el metabolismo de glucosa, principalmente en neuronas, proceso muy importante en el cerebro, órgano que requiere mucha glucosa y energía para su correcto funcionamiento, especialmente en las regiones relacionadas con procesos de memoria y aprendizaje. Queremos elaborar terapias a partir de moléculas que generan una activación de esta vía y así, proyectar beneficios para los pacientes con Alzheimer que permitan, principalmente, retardar la pérdida de memoria. Además, hemos demostrado que la glucosa mejora la capacidad cognitiva en los animales, por lo que seguimos trabajando en eso. Estamos postulando a proyectos para realizar estos mismos estudios en pacientes con enfermedad de Alzheimer”, señaló.

La Wnt es un mecanismo formado por proteínas, que se relaciona con procesos de formación del cerebro, sinapsis, interacción de las neuronas, además de la memoria y el aprendizaje y la investigación ha explorado su rol protagonista en Alzheimer y otras fallas, y algunas estrategias para activarla.

Consultado sobre cómo se puede transmitir este tipo de información a la población, Pedro Cisternas indicó que “lo principal, creo que una fuerte campaña educacional, desde los más pequeños en etapa de preescolar, es fundamental. Es importante recalcar que el ejercicio no es para bajar de peso, sino que el ejercicio es una actividad que debemos hacer y que debe estar presente siempre. Los niños y niñas son más rápidos en incorporar conductas nuevas, y ellos deben ser el target principal. Por su parte, la alimentación debe concentrarse en comprar vegetales y frutos secos, transformando la canasta familiar. También fomentar comportamientos como dormir, bajos niveles de estrés, actividades sociales, y cambios de hábitos que son fundamentales”.

Se parte compratiendo