Jueces en Paro: El arbitraje chileno vive su peor crisis en la historia

El arbitraje nacional está pasando por uno sus peores escenarios en la historia. Bandos y divisiones que tienen sumido al sindicato de jueces nacionales en un paro indefinido hasta lograr que el presidente de la Comisión de Árbitros, Javier Castrilli, renuncie a sus funciones que han sido cuestionadas por no ser representativas al interior del organismo. Uno de los antecedentes que llamó la atención, fue que el propio sindicato destituyó a la directiva que estaba en ejercicio, liderada por Johnny Harasic, asegurando que estaba estrechamente ligado a la visión de Castrilli. La gota que rebalsó el vaso para los jueces en paro, fueron los más de 14 despidos que se realizaron hacia árbitros nacionales, entre ellos, Julio Bascuñán, reconocido juez acostumbrado a dirigir partidos internacionales por la FIFA.

Otro de los árbitros que fue despedido a comienzo del mes de marzo, fue Patricio Blanca, quien clarificó a “La Tercera”, el escenario crítico que está viviendo la Comisión, así como también el sindicato de árbitros del fútbol chileno. “Esto no va a parar. Castrilli está defendiendo a la directiva de Harasic. La evidencia es clarísima. El compromiso es económico, directo. Harasic es muy cercano al Club del Póker. Con la llegada de Castrilli, Mario Sánchez revivió y empezó a cumplir funciones ocultas en la ANFP”, enfatizó Blanca, haciendo alusión a los oscuros episodios del Club de Póker, en los que el jefe de los árbitros a nivel de la FIFA, Mario Sánchez, recibía dineros y otros beneficios.

El árbitro árbitro negó categóricamente actuar con despecho ante esta situación que a su juicio, no es representativa del verdadero sentir al interior de la casa arbitral. En esa línea, subrayó que “la cosa está mal en el fútbol chileno y queríamos mejorar. Y la única forma de hacerlo es a través de nuestro sindicato, con elecciones. En ese proceso estábamos. Es como si en un equipo de fútbol el 80 por ciento de los jugadores se rebelaran contra el cuerpo técnico. Castrilli citaba a los árbitros en un restorán para presionarlos. Nosotros juntamos las firmas para pedir su salida. Y eso se hizo a través del sindicato”.

Por otra parte, el principal aludido, Javier Castrilli, al parecer tiene otra perspectiva de lo que está sucediendo, ya que para “El Gráfico”, el juez argentino opinó que “advertí la necesidad de generar un cambio generacional en el arbitraje chileno. Darle la posibilidad a la sangre joven de poder proyectarse. De la misma manera, tenemos que pensar en un arbitraje chileno con una estatura de competencia en el mismo nivel que están dirigiendo. Uno piensa en árbitros de 30 o 32 años que lleguen a instancias superiores del fútbol internacional. Tenemos que bajar el promedio etario”. Lo que está claro, es que esta visión no sería para nada bien vista en la mayoría de los jueces pertenecientes al sindicato.

Por otra parte, entre los antecedentes que se manejan al interior del sindicato, está el historial comprometedor que persigue a la figura de Javier Castrilli en sus labores desde Argentina. Categórico, Patricio Blanca manifestó que “detectamos los antecedentes que tenía en Argentina, como malversación de fondos públicos, pago de cheques sin fondo. No tenía la probidad para el cargo“.

ANFP despidió a Javier Castrilli:

Apenas llegó a Chile el presidente de la ANFP, Pablo Milad, luego de una visita a Qatar, fue prioritario para él comenzar a analizar esta situación que tuvo en jaque el trabajo de los árbitros en nuestro país. Finalmente, se dieron a conocer detalles por parte del juez Francisco Gilabert, quien estuvo a cargo del partido de promoción entre Huachipato y Copiapó a finales del 2021, señalando haber recibido presiones para que favoreciera un cobro penal que beneficiaba al club acerero. Con esa acusación, el mandamás de la ANFP le confimó a Castrilli que comenzaría una exhaustiva investigación, ante lo cual le solicitó la renuncia, sin embargo Castrilli no la aceptó. Milad optó entonces por despedirlo junto a su equipo asesor cercano: Osvaldo Talamilla y Braulio Arenas.

A pesar que con el despido de Castrilli era uno de los principales propósitos del sindicato, la tensión aún existe tanto en el mundo del arbitraje nacional, así como también en lo futbolístico, ya que desde la ANFP, anunciaron que de no contar con los jueves chilenos, se estaría evaluando la posibilidad de recurrir a jueces extranjeros para hacerse cargo de los encuentros. Un panorama lleno de incertidumbre, teniendo en cuenta que desde SIFUP mencionaron que de no contar con árbitros chilenos, los encuentros deportivos no se jugarán.

Se parte compartiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *