Parricidio de Aníbal Cortés: Justicia ordenó 90 días de investigación mientras que la hija y su pareja están detenidos

El Ministerio Público entregó sórdidos detalles del actuar criminal que tuvo la pareja, al momento de atacar a Aníbal Cortés, cuyas heridas atribuidas al feroz ataque provocaron la muerte del adulto mayor.

«Un grupo de delincuentes” habrían atentado contra la vida de Aníbal Cortés, adulto mayor de 70 años que mientras finalizaba su jornada laboral, lo dejaron gravemente herido con 14 puñaladas llevándose $9 millones y las grabaciones de las cámaras de seguridad del lugar. Lo anterior, era la primera tesis que manejaba la policía sobre lo acontecido en Tierras Blancas, lugar en el que vivía y trabajaba Aníbal en la comuna de Coquimbo. Lamentablemente, horas después confirmaron el fallecimiento de Cortés, quien perdió la vida ante el cruento ataque y a medida que avanzaba la investigación por parte de la Brigada de Homicidios de la PDI, la tesis inicial no era contundente y presentaba ciertas contradicciones de su hija, familiar directo de la víctima fatal que se encontraba al momento del ataque el miércoles por la noche. Finalmente quedó en evidencia lo impensado; la hija de Aníbal -Ana Cortés de 24 años – quedaba detenida junto a su pareja A.M.C.D., un ciudadano venezolano de 40 años, por los delitos de parricidio y homicidio calificado respectivamente.

En ese contexto, el Juzgado de Garantía de Coquimbo dejó el sábado 18 de Junio, sujeto a la medida cautelar de prisión preventiva para ambos detenidos, imputados por el Ministerio Público como autores de los delitos consumados. En la audiencia de formalización, el magistrado Cristóbal Geldun ordenó el ingreso de los principales sospechosos, al Complejo Penitenciario de La Serena, por considerar que la libertad de los imputados constituyen un peligro para la seguridad de la sociedad. Además, fijó en 90 días el plazo de investigación.

Al resolver la privación de libertad de los imputados, el magistrado sostuvo que “existe la declaración de ambos imputados, elementos conexos incorporados en estos antecedentes como es el preinforme médico y la declaración de la madre y hermana del imputado, hechos que permiten corroborar, al menos en este estadio procesal, la concurrencia del ilícito y la participación de los imputados (…), la forma de comisión del delito, los hechos y la dinámica de los mismos hacen procedente la declaración de la medida cautelar de prisión preventiva”.

Según el ente persecutor, aproximadamente a las 22 horas del miércoles 15 de junio, «la víctima se encontraba atendiendo el local de abarrotes que funcionaba en el primer piso de su casa habitación, ubicada en la calle Tarapacá, sector Tierras Blancas de la comuna de Coquimbo, junto a su hija, la imputada A.I.C.C. Local al que ingresó el imputado A.M.C.D. quien, concertado con A.I.C.C., tomó e inmovilizó por la espalda a la víctima, procediendo la imputada a atacar a su padre con un cuchillo, quien, pese a que intentó defenderse, terminó cayendo al suelo. Circunstancia que aprovechó A.M.C.D. para también apuñalarlo en el pecho. En total, la víctima recibió 15 heridas cortopunzantes que le provocaron la muerte».

EL ADIÓS DE DON ANÍBAL:

Mientras nos enterábamos de la medida de prisión preventiva para los 2 detenidos, desde la Parroquia Cristo Resucitado de la calle Santiago en el sector de Tierras Blancas, decenas de personas, entre ellas familiares, amigos, cercanos y vecinos, le brindaron el último adiós a Don Aníbal Cortés que se desempeñó como trabajador del área agrícola en la provincia de Limarí, durante sus años de trabajo más activo. Con todo ese esfuerzo de años, le fue posible implementar un local de abarrotes desde su hogar en calle Tarapacá del sector de Tierras Blancas, lo que le permitió subsistir en base ofrecer sus productos a los vecinos de ese sector que estaban muy afectados al momento de despedir a Don Aníbal. Palabras de incredulidad sobre lo sucedido a la víctima, pero a su vez, confirmando que una persona como Don Aníbal no merecía terminar su vida de la forma en cómo sucedieron las cosas.

Se parte compartiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.