Fuertes ráfagas de viento marcaron el sistema frontal que trajo consigo precipitaciones en la región

Cerca de 25 mil personas vieron interrumpido su servicio eléctrico debido a las fuertes ráfagas de vientos que se desarrollaron con el sistema frontal presente en las tres provincias de la región.

Precipitaciones que eran necesarias ante el escenario de escasez hídrica que vive la región de Coquimbo y que vienen como aporte para mitigar esta situación, no obstante fueron en menor medida en cuanto a lo que se requiere para aplacar los efectos que ha tenido sobre todo en el sector rural. Ese fue uno de los análisis de este sistema frontal, pero también los problemas que se generaron en ciertos puntos de la región debido a las fuertes ráfagas de viento que trajo consigo también este sistema. Ya las autoridades, a eso de las 5 de la mañana de este miércoles 22 de junio, comenzaron a desplegarse y a monitorear la información que se emanaba desde las 15 comunas para tener en cuenta los antecedentes para el posterior reporte.

A medida que avanzaba la jornada, la comunidad iba dando cuenta de las precipitaciones que iban cayendo en sus territorios y lo que más llamó la atención fueron los fuerte vientos que comenzaron a azotar, principalmente a la conurbación La Serena – Coquimbo, que cerca de las 14 hrs, se evidenciaron con fuerza desde el sector costero. Aquello, reflejó una situación que significó un dolor de cabeza para las autoridades, ya que más de 25 mil personas denunciaron quedarse sin servicio eléctrico, a causa de este sistema frontal con ráfagas de viento.

El Director Regional de la ONEMI, Rubén Contador, subrayó que apenas se comenzó a evidenciar los primeros atisbos de las fuertes ráfagas de viento que se desarrollaban y que afectaron el servicio eléctrico en algunos puntos, definieron monitoreos constantes para estar con la información precisa al momento de ir evaluando las medidas de solución y reposicionamiento de los servicios. En esa línea, el director manifestó que “la variable de riesgo que más nos ha afectado es, sin duda, la variable viento que estaba pronosticada, que alcanzaría rachas de hasta 50 kilómetros por hora, fundamentalmente en el sector litoral”.

En la misma sintonía, la seremi de Energía, María Castillo, aseguró que su unidad junto a la de la Superintendencia de Electricidad y Combustible, estuvieron monitoreando de manera permanente la situación a nivel regional y que la alerta la sumieron cuando comenzaron los avisos sobre el corte de energía. La autoridad confirmó que los vientos generarían ciertos problemas en la comunidad, y ante aquello “dimos instrucciones previas al inicio de este evento meteorológico para que se tomaran todas las medidas preventivas para la ocurrencia de cortes eléctricos fuera mínima. La SEC, tendrá que evaluar el comportamiento de la empresa de acuerdo al desarrollo de este evento, y será nuestro organismo fiscalizador el que dirá si es pertinente o no, o amerita algún procedimiento de investigación para detectar eventuales responsabilidades”.

Finalmente y de acuerdo a los datos proporcionados por el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas, Ceaza, la mayor cantidad de precipitaciones cayeron en zona costera, cuyo mayor tasa se dio en el sector del Parque Nacional Fray Jorge, con 7,5 mm de lluvia y el sector de Punta de Choros, con 6,8 mm. Otra de las localidades con mayores precipitaciones, fue Ajial de Quiles, con 5,2 mm, en Punitaqui, y el sector Bocatoma de la Central Los Molles, con 5,6 mm. Y en cuanto a la nieve caída en la cordillera, ésta bordea aproximadamente los 10 cm en los sectores cordilleranos.

Se parte compartiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.