En el Aniversario 64° de Coquimbo Unido: Cofradía de hinchas homenajearon a histórico dirigente Gustavo Camelio

Representantes de la organización de hinchas viajaron a Santiago para reunirse con la familia del fallecido dirigente aurinegro y reconocer el valioso aporte que fue para la institución. Esto, en el marco de los 64 años de Coquimbo Unido.

La figura de Gustavo Camelio Rial es recordada con cariño en el puerto. Lo que hizo por Coquimbo Unido en la década del 70 quedó marcado a fuego en la institución, ya que, gracias a él, el club regresó al profesionalismo y tuvo uno de sus planteles más estelares, aquel en que la samba deslumbró en todas las canchas de Chile. Para poner en valor su legado y en el marco de los 64 años del club aurinegro, representantes de la Corporación Cofradía Coquimbo viajaron a Santiago para reunirse con su familia y en forma póstuma hacer un reconocimiento por su valiosa labor, fortaleciendo el trabajo de identidad y memoria que llevan adelante sus integrantes. El homenaje consistió en llevarles una réplica enmarcada de la camiseta del año en que el dirigente se hizo cargo del club y una placa que dice “Gracias Gustavo Camelio Rial por todo lo entregado a Coquimbo Unido”.

En representación de la familia, su hijo Gustavo Camelio Ursic agradeció que Coquimbo recuerde con tanto cariño a su padre. “Son 46 años desde que mi papá fue presidente de Coquimbo y 18 desde que ya no está con nosotros y que coquimbanos de corazón se acordaran de él nos llena de orgullo como familia. Esto es Coquimbo, es mucho más de lo que la gente cree, porque genera sentimientos y lazos que perduran en el tiempo”.

Para el presidente de Cofradía Coquimbo, René Álvarez, entregar este obsequio en la capital es lo mínimo que la ciudad puede hacer por un dirigente como Gustavo Camelio. “Cuando pensamos en un regalo de aniversario para Coquimbo Unido se nos ocurrieron muchas ideas, pero primó esta que busca poner en valor a un dirigente que, sin ser nacido en la comuna, se la jugó para que Coquimbo volviera a tener fútbol profesional. Arriesgó su patrimonio familiar por levantar la institución y alguien, alguna vez, debía hacerlo público, reconociendo su tremenda figura. Esperamos que esto sirva
para que estemos más atentos y valoremos a las personas que son capaces de dar la vida por este hermoso club”.

El historiador Felipe Fernández contextualizó la importancia del dirigente en la historia de la institución. “Gustavo Camelio es uno de los dirigentes más importantes que ha tenido Coquimbo Unido en su historia, fundamentalmente porque el año 75, cuando el club volvió al fútbol amateur después de descender de la Segunda División, lo toma y hace prácticamente suyo en cuanto a deudas y financiamiento, llevando a cabo gestiones ante la Asociación Central de Fútbol y la municipalidad para volver al profesionalismo, armando un equipo de estrellas el año 76 y subiendo el 77 a Primera
División”.

SU HISTORIA
Gustavo Camelio nació en Punta Arenas y llegó a Coquimbo para instalar la pesquera que llevaba su apellido, convirtiéndose en una de las principales fuentes de empleo de la ciudad. Tal fue el éxito de su negocio que decidió retribuir el trabajo y cariño de la gente aportando a uno de los tesoros más queridos de la comuna; Coquimbo Unido. Fue capaz de asumir toda la carga económica que arrastraba el club, contrató administrativos y jugadores y los puso bajo el alero de su empresa. Financió el cierre del estadio, que era una exigencia de la ACF, y de su bolsillo pagó viajes y hoteles de primera para el plantel cuando le tocaba jugar de visita, lo que a la postre le trajo problemas financieros que casi lo conducen a la quiebra.

De hecho, la marca Camelio fue llevada a la camiseta, convirtiendo a Coquimbo Unido en uno de los primeros clubes en tener sponsor cuando poco y nada se sabía de marketing y publicidad. El dirigente falleció el 20 de agosto de 2004 producto de un invasivo cáncer y según lo expresado por su familia, unas de sus últimas frases fue recordar a Coquimbo y todo lo que la ciudad le había dado a él y su familia.

Se parte compartiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *