¿Cómo limpiar las ventanas del auto sin dejar manchas?

Las ventanas limpias permiten tener buena visibilidad. Sin esta, los conductores son menos capaces de determinar el espacio que tienen para frenar, estacionar y navegar por la ciudad. Por lo que corre peligro su seguridad y la de los transeúntes.

Según un estudio de la Universidad Monash, una mala visibilidad induce fatiga y empeora la conducción de vehículos. Por lo que los choferes con ventanas sucias son propensos a chocar el doble que un conductor con ventanas limpias. Además, se vuelven más lentos.

La falta de visión puede tener causantes medioambientales como la lluvia, el smog, el polvo o los insectos. Actividades como fumar, comer o beber dentro del auto también puede dejar residuos de suciedad.

Cuando estos factores se mezclan con climas poco favorables, se genera un riesgo para el bienestar y la vida del conductor, pasajeros y peatones. Por ejemplo, un parabrisas obstruido en medio de una tormenta hará aún más difícil manejar correctamente.

Para evitar peligros al conducir, es fundamental que los vidrios interiores y exteriores se mantengan aseados

¿Qué materiales se necesitan para limpiar ventanas?

La idea de limpiar los vidrios puede parecer tediosa, pero la práctica no debería gastar mucho tiempo. A menos que haya procrastinado la tarea por semanas.

Un elemento básico es un limpiavidrios de confianza. Si tus ventanas están cubiertas con una lámina protectora es recomendable escoger un spray que no contenga amoníaco, ya que la dañará. Si no tienen lámina, puedes usar un gel espumoso.

Antes de aplicar un limpiavidrios en vidrios exteriores, puedes incorporar un jabón amigable con la pintura del vehículo.
También necesitarás varios paños o esponjas de microfibra. A diferencia del papel de diario o las toallas de papel, la microfibra no dejará pequeños residuos o rayas en la superficie del auto.

¿Cómo limpiar las ventanas por fuera?


Hacer aseo en los vidrios es una buena excusa para lavar el auto. En este paso te sugerimos buscar un jabón apropiado y mucha agua. Si el vehículo está cubierto con hojas, ramas o polvo, comienza sacándolos manualmente con un paño o con un soplador.

Friega el auto de arriba a abajo. Es importante que el parabrisas, los limpiaparabrisas y las ventanas laterales se laven al final, para que no acumulen la mugre que gotee del techo. Una vez que hayas limpiado todas las partes del auto, enjuaga con abundante agua.

Evita secar el auto a la luz del sol, ya que se pueden formar esas pequeñas, pero molestas manchas de agua. Una mejor forma es usar el paño de microfibra de arriba a abajo y de lado a lado.

Rocía el limpiavidrios y aplícalo en la superficie de las ventanas con los mismos movimientos: de arriba a abajo, de lado a lado. Luego seca con microfibra. Como toque final puedes incluir un repelente de smog o lluvia, pero esto es opcional.

¿Cómo limpiar las ventanas por dentro?


Si bien los vidrios de interior no están igual de vulnerables que los exteriores, son igual de importantes. Estos acumulan suciedad invisible como cuando se empañan en invierno por la respiración o el calor.

Sin embargo, también pueden ser víctimas de grandes manchas residuales por fumar o consumir bebidas dentro del vehículo. Si alguien ha viajado con niños, sabe que son propensos a causar accidentes con la comida (u otras sustancias). Aunque sean limpiados de inmediato, suelen quedar salpicaduras.

El proceso es simple. Primero, pasa un paño de microfibra para eliminar el polvo o suciedad pegada. Segundo, humedece la tela de microfibra con limpiavidrios. Tercero, frota el vidrio con el paño que tiene fórmula en un patrón circular.

Las esquinas inferiores de las ventanas suelen estar más escondidas, así que puedes usar un pequeño cepillo o escobilla. Asegúrate de cubrirlo con microfibra para que no raye el vidrio. Cuarto, seca con un paño del mismo material. Repite hasta que estén relucientes.

Mantener las ventanas en el mejor estado posible no solo es importante para el mantenimiento del vehículo. Sino que es esencial para la visibilidad del conductor y la responsabilidad vial.

Se parte compartiendo