«Pichilemu», la falla geológica que reveló su presencia en el terremoto del “Cambio de Mando” en 2010

Fue durante la ceremonia en que Michelle Bachelet entregaba el mando del país a Sebastián Piñera, en aquella jornada un fuerte movimiento telúrico sacudió el congreso nacional, ante la sorpresa de los presentes entre los que se incluyen los ex mandatarios de Perú, Alan García; de Bolivia, Evo Morales; de Paraguay, Fernando Lugo, e incluso del actual rey de España Felipe VI.

El hecho ocurrió a 12 días del gran terremoto del 27 de febrero de 2010, llevando a pensar en que era una de las tantas réplicas que por esos días movían el territorio nacional. Sin embargo, la magnitud no de Mw 7.0 en la zona centro sur no se condecía con una réplica, sino más bien con un terremoto diferente al ocurrido. Investigaciones posteriores darían cuenta de la activación de una falla geológica “ciega”, en la zona de Pichilemu, vale decir, que no tiene una evidencia superficial, por tanto desconocida hasta el momento en que esta detonó un nuevo sismo.

En la actualidad, un grupo de investigadores del Núcleo Milenio Cyclo, dio a conocer en la revista Nature el grado de actividad de la falla de Pichilemu, para ello los científicos observaron las terrazas marinas para calcular el deslizamiento de ella.

El Dr. Daniel Melnick, investigador responsable de Cyclo indicó que “usamos terrazas marinas deformadas fuera de fallas para estimar una tasa de deslizamiento de fallas de 0,52 ± 0,04 m/ka, es decir que se mueve a 0,5 mm/año con un error de 0,04, que es equivalente a 50cm cada mil años”. Dicho de otra manera, Melnick dice que “la recurrencia de terremotos Mw 7 como el del “cambio de mando” de 2010, es de 2,1 mil años con un error de 200 años, o sea a la falla le falta mucho”, recalcó.

En este contexto, lo importante que revela este artículo científico es que si bien este tipo de fallas geológicas ubicadas al interior del continente se mueven de forma muy lenta con el correr de años y siglos; este tipo de fallas se activan durante o poco después de un terremoto interplaca, tal como el ocurrido el 27F de 2010. Asimismo, el experto menciona que entre Concepción y Valparaíso, hay al menos otras 10 fallas del mismo tipo que podrían activarse durante un próximo terremoto y las más peligrosas y probables de activarse en un futuro cercano serían las de Valparaíso, dado que ese segmento constituye una laguna sísmica desde el año 1730.

En este contexto, los investigadores detallan que es de vital importancia evaluar los peligros en regiones sísmicamente activas, lo que implica mapear fallas capaces de detonar terremotos y estimar sus tiempos de recurrencia. Si bien el mapeo de fallas activas se basa comúnmente en distintas características geológicas y geomórficas evidentes en la superficie, el mapeo de fallas sismogénicas ciegas se complica por la ausencia de características de diagnóstico de fallas, en la misma línea, los investigadores de Cyclo liberaron una plataforma donde se detallan las fallas -continentales o corticales- en el territorio nacional, las cuales son casi mil trazas, la información está disponible en el sitio web www.fallasactivas.cl.

Se parte compartiendo