Tribunal invalidó a la actual directiva regional de FENATS tras comprobar vicios en las elecciones 2021

De acuerdo a la sentencia del Tribunal Electoral Regional (TER), la actual directiva presidida por Mauricio Ugarte -que trató de apelar en primera instancia- finalmente queda nula y deberá llamar a nuevas elecciones en un plazo de 90 días desde que la sentencia quede ejecutoriada.

Una polémica situación se está viviendo al interior de la Federación Regional de Trabajadores de la Salud (FENATS) Región de Coquimbo, luego que el Tribunal Calificador de Elecciones confirmara el fallo del Tribunal Electoral de la región, que declaró nula la elección del Directorio Regional, llevada a cabo los primeros días de diciembre del año 2021, debido a que se comprobaron hechos irregulares como actas firmadas por un Ministro de Fe que no estaba investido, además de caducado. Además de eso, se descubrió que hubo votaciones de trabajadores honorarios que no cumplían con lo estipulado en el Art. 23 de la Ley 19.296.

Según los antecedentes del fallo, se encontraron votos sin la firma del ministro de fe actuante en el proceso electoral en los hospitales de La Serena, Vicuña, Andacollo, Ovalle, Combarbalá, Salamanca e Illapel. Así como también, no se recibió el acta de elección realizada en el Hospital de La Serena; contando además que el acta de la elección realizada en el Hospital de Coquimbo fue recibida incompleta.

En esta denuncia que fue presentada por la dirigente Iris Allende y que ingresó al Tribunal Electoral Regional de Coquimbo, señala que se incurrió en la votación de personas respecto de las cuales no estaba acreditado el cumplimiento de los requisitos para ejercer su voto. En tanto, el fallo del TER sostuvo también que faltó el certificado de vigencia del ministro de fe que actuó durante la elección en los hospitales de Andacollo, Vicuña, Combarbalá y Salamanca. Uno de los detalles insólitos, es que en el Hospital de Illapel se detectó que la ministro de fe actuante no se encuentra en la lista de designados por la Dirección del Trabajo.

Con este dictamen, la actual directiva presidida por Mauricio Ugarte -que trató de apelar en primera instancia- finalmente queda nula y deberá llamar a nuevas elecciones en un plazo de 90 días desde que la sentencia quede ejecutoriada, de acuerdo a lo establecido por el TER. «Se dan por acreditados los vicios denunciados, y que son de una entidad suficiente para alterar el resultado general de la elección», se puede leer en el fallo.

El dictamen detalló además que «la revisión del acta correspondiente a la votación de Illapel, da cuenta que el trabajo de escrutinio y control del ministro de fe y la comisión electoral actuante es deficiente. (…) La revisión del documento impide determinar si están mal ingresadas las votaciones asignadas a los candidatos o a los votos blancos, o bien faltó incorporar el número de votantes real al acta de votación. En segundo lugar, si bien la votación anotada a cada candidato, más los nulos y blancos, arrojan el resultado correcto consignado en el acta de la elección celebrada en Salamanca, que a su vez coincide con la cantidad de preferencias que debieron emitir los votantes que sufragaron, debe indicarse que, al no estar autorizada por un ministro de fe válidamente investido, esta votación no debe consignarse en el resultado total, por no contar con un requisito fijado por el legislador el estatuto para darle valor».

Se parte compartiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *