Día Mundial del Running: Siete beneficios de su práctica

El 7 de junio se conmemora el Día Mundial del Running, deporte que forma parte del trote, pero que se diferencia del jogging al tener como objetivo el recorrer distancias con un tiempo concreto, por lo que los mismos corredores se preocupan de su rendimiento personal, poniéndose metas claras.

El Dr. Felipe Chaparro, traumatólogo del Centro de Tobillo y Pie y especialista en Medicina Deportiva de Clínica Universidad de los Andes, afirma que “el running implica innumerables beneficios para la salud y es por esto, que cada día son más personas las que se suman a este deporte. Esta práctica genera mejoras en el sistema cardiovascular y respiratorio, además de una gran tonificación de piernas, glúteos y abdomen”. 

Cualquiera puede practicarlo al no ser necesario contar con habilidades especiales, salvo en el caso de algunas condiciones específicas de salud. Además, contar con un par de zapatillas adecuadas para entrenar. 

7 beneficios del running

  1. Disminuye el riesgo de enfermedades crónicas como hipertensión arterial, diabetes tipo 2, accidentes cerebrales y patologías cardiovasculares
  2. Mejora el sistema cardiorrespiratorio, en donde el corazón logra bombear más sangre y con el uso de un menor esfuerzo. Esto genera que los pulmones oxigenen con mayor facilidad, los músculos respiratorios se fortalezcan, pudiendo inhalar y exhalar una mayor cantidad de aire
  3. Fortalece el sistema inmune, gracias a la estimulación de células que combaten infecciones
  4. Favorece la pérdida de peso, al quemar calorías, aumenta el tejido muscular y disminuye la cantidad de tejido graso
  5. Genera endorfinas, sustancias químicas que provocan sensación de bienestar. Esto mejora el humor, la autoestima, disminuye el estrés y mejora la salud mental
  6. Ayuda a fortalecer los huesos, ya que con el ejercicio se genera la acumulación de calcio y previene la osteoporosis
  7. Salir a correr produce una mayor cantidad de melatonina, lo que ayuda a conciliar el sueño

“Hay que tomar ciertas precauciones cuando una persona es principiante y comienza sin un plan de entrenamiento ni una revisión médica previa. Esa práctica puede generar una sobrecarga muscular y posibles lesiones”, enfatiza el Dr. Chaparro.

La gran mayoría de las lesiones se producen a través de movimientos repetitivos o que se pueden deber a diversos factores, desde la misma postura o el uso de una técnica incorrecta, falta de constancia e incluso zapatillas inadecuadas. Las más comunes tienden a producirse en las rodillas, tobillos, caderas o pantorrillas.

Para poder evitarlas, el Dr. Chaparro explica que, “es necesario realizar un calentamiento previo y una elongación final. Este hábito permite mejorar la técnica de carrera y de la fuerza muscular, fortaleciendo de esta forma todas las zonas del cuerpo”.

Se parte compartiendo