A 50 años del Golpe: Conozca la labor de profesionales del Programa de Reparación y Atención Integral

Más de 47 mil personas han sido beneficiadas con este programa en todo el territorio regional que busca tratar las secuelas físicas y psicológicas de las víctimas de violaciones a los Derechos Humanos ocurridas en nuestro país, durante la dictadura militar.

“Cuando falleció mi hermana menor, tuve una crisis tan grande, que aparecieron todos los dolores que escondía de los años de la dictadura, por eso la gestión que hace el equipo PRAIS de Coquimbo la valoro mucho, para mi es un espacio reparador, con calor de hogar. Nosotros quedamos muy abandonados y muy solos, y ese es un lugar donde uno puede sentirse acogida y comprendida, se trabajan los dolores y recuerdos, entonces allí no da temor hablar”, es parte del relato de Liliana Castillo, al recordar los terribles y dolorosos años que vivió junto a su familia, al ser detenida y torturada en dos ocasiones.

Estos recuerdos los mantuvo guardados hasta el 2010, cuando tras un accidente vehicular, en el que perdió a su hermana menor, lo que le generó una profunda crisis. Desde ese momento, y hasta la actualidad, su refugio ha sido el Programa de Reparación y Atención Integral en Salud y Derechos Humanos, PRAIS.

Y es que cuando se cumplen casi 50 años del Golpe de Estado ocurrido en Chile, testimonios como el de Liliana dan cuenta de que aún es necesario seguir trabajando en reparar los daños físicos y psicológicos generados a miles de personas y sus familias, durante los años 1973 y 1990. Un papel preponderante, en este contexto, lo cumple el Programa de Reparación y Atención Integral en Salud y Derechos Humanos, PRAIS, que pertenece al Ministerio de Salud y que responde al compromiso de reparación asumido por el Estado Chileno con las víctimas y sus familias.

En la Región de Coquimbo los orígenes del PRAIS se remontan a 1993, constituyéndose de manera oficial el 2006. Y como Liliana, ya son 47 mil las personas que en nuestra región, se han sumado a este programa buscando apoyo. El PRAIS es un espacio en el que las usuarias y usuarios reciben una atención integral de parte de un equipo de profesionales compuesto por psicólogos, médicos, asistentes sociales y psiquiatra. El objetivo es tratar las secuelas físicas y emocionales que dejaron en ellos las violaciones a los Derechos Humanos vividas en nuestro país, y así, contribuir a mejorar su salud y calidad de vida.

Paola López es asistente social del PRAIS del Servicio de Salud Coquimbo desde su constitución y agradece poder ser parte de este equipo, para aportar su granito de arena en aminorar las secuelas que las represiones y torturas dejaron en tantas personas. Aunque reconoce que al comienzo fue muy difícil escuchar cada relato.

“Son historias súper dolorosas y no estaba preparada para lo que la gente me contaba, el dolor se siente directamente, pero con el tiempo, he aprendido mucho de las personas, sus historias, vivencias y de cómo ellos se han podido levantar después de todo lo que les ha sucedido. Todos los que trabajamos acá vivimos momentos muy importantes, es súper potente lo que entregamos y también lo que aprendemos de las personas”, comentó la profesional.

Además, las y los beneficiarios del PRAIS tienen gratuidad en las prestaciones que se otorgan en todos los establecimientos de la Red Asistencial Pública de Salud en todo el territorio nacional. Pueden acceder a toda la gama de ofertas de atención que otorga el sector, desde la Atención Primaria de Salud, incluidas las patologías GES. El programa busca entregar una atención integral de salud a lo largo de todo el ciclo vital, por lo tanto, las personas ingresadas al PRAIS tienen derecho a la gratuidad de las prestaciones a lo largo de toda su vida, independiente de la previsión de salud que tengan.

4¿Quiénes pueden ser beneficiarios del PRAIS?
Para poder acceder a este programa de reparación se deben cumplir los siguientes requisitos: ser familiar de detenidos desaparecidos, estar registrado en los informes Valech o Rettig, estar acreditado como usuario del PRAIS hasta el 30 de agosto del 2003, inclusive, haber trabajado en la protección de Derechos Humanos por un periodo continuo de 10 años, haber retornado del exilio político y otras situaciones que el equipo PRAIS evalúe como prioritarias, según lo señalado en la norma técnica, previa consulta al Ministerio de Salud.

Andrea Vega, coordinadora PRAIS del Servicio de Salud Coquimbo, explicó que “las personas que pueden ingresar a este programa tienen que ser calificadas por el Ministerio del Interior, a través de una comisión que entrevista a las personas, lo que queda registrado en un informe y con este trámite, se acredita como víctima de violación de los Derechos Humanos. Con ese documento, tiene la posibilidad de ingresar al PRAIS previa solicitud de una hora”.

Vega, agregó además, que “el año 2006 se crea la Norma 88 que es la que nos rige y allí dice que las personas que compartían sustento, techo y recursos económicos con una persona víctima de violaciones a sus Derechos Humanos son afectadas directas y tienen derecho a ingresar a su pareja e hijos al PRAIS”.

Sin duda, una gran estrategia que continuará apoyando a víctimas como Liliana y las miles de personas que son beneficiarias del programa, las que seguirán luchando cada día, con los recuerdos de lo que vivieron durante la dictadura, tratado de sanar las secuelas que dejaron años de sufrimiento, sin soltar la mano al equipo humano del PRAIS.

Se parte compartiendo