Expertos debaten sobre los desafíos del cooperativismo como uno de los motores de desarrollo económico social para Chile

Con el objetivo de reflexionar sobre la realidad de Chile en materia de cooperativismo e  identificar oportunidades para impulsarlo como motor de desarrollo social y económico, se realizó el evento “La experiencia cooperativa de Mondragón”, organizado por Fundación Chile en el marco del proyecto Red Cooperativa.

El encuentro reunió a actores clave del ecosistema cooperativista nacional y a los especialistas en innovación y gestión empresarial de la Universidad de Mondragón del País Vasco, Urko López y Jon Aldazabal, y sobre la base de la historia de la corporación Mondragón y su modelo, debatieron sobre el potencial que ofrece éste para el desarrollo económico sostenible.

Los beneficios sociales y económicos de las cooperativas y su modelo democrático y participativo concuerdan con necesidades de alta demanda y contingencia como mejorar equitativamente los ingresos, reducir brechas sociales y territoriales, diversificar bases productivas, cuidar los recursos y resistir con más seguridad las dificultades como crisis económicas y ambientales, es decir, construir un sistema resiliente”, destacó el gerente general de Fundación Chile, Hernán Araneda.

Con sus 67 años de historia, la Corporación Mondragón se ha convertido en un conglomerado empresarial diversificado que abarca un amplio abanico de sectores, desde industria manufacturera y tecnológica hasta distribución, servicios financieros, educación y salud, entre otros.

Para Aldazabal, “Mondragón es la constatación de que las empresas cooperativas tienen un arraigo social muy superior, que son capaces de generar rentas per cápita muy significativas y, desde un punto de vista de proyecto de región y de país, que tiene elementos que en contraposición a otro tipo de sociedades, pueden ser socialmente más beneficiosos, lo que implica un enfoque legislativo que trate de propiciar e incentivar su creación”. En este sentido, Urko Lópex agregó que “Mondragón es un modelo cooperativo que busca sinergias, sumamos para multiplicar”.

Actualmente, la corporación vasca congrega a más de 250 empresas en todo el mundo, distribuidas en diferentes divisiones y cooperativas especializadas.

Panorma del movimiento cooperativo en Chile

En Chile operan alrededor de 1.740 cooperativas, las cuales cuentan con 2,2 millones de socios y registran un crecimiento entre un 11 y 12% anual, según datos del departamento de estudio del Ministerio de Economía.

En el panel de conversación realizado durante el encuentro y que estuvo  moderado por el director de Educación Técnica y Trayectorias Formativo Laborales de Fundación Chile, Manuel Farías, los participantes reflexionaron sobre el estado actual del cooperativismo en el país, así como de los obstáculos y avances que se han registrado en el último tiempo.

Para el presidente de la Asociación Nacional de Cooperativas de Chile, Rodrigo Silva, la experiencia de Mondragón es un gran ejemplo para mostrar cómo el modelo empresarial cooperativo es un camino pensado para avanzar hacia un desarrollo sostenible desde el sector privado. “A eso es lo que apuntamos desde la Asociación Nacional de Cooperativas de Chile, por lo que seguiremos trabajando con dedicación para que las cooperativas, que somos empresas privadas pequeñas, medianas y grandes,  estemos en todos los sectores económicos, sociales y productivos, para que así nuestro modelo empresarial sea más relevante en nuestro país”, agregó.

En cuanto a la situación local respecto de otros países vecinos, el jefe de la División de Asociatividad y Cooperativas del Ministerio de Economía, Cristóbal Navarro, señaló que Chile está atrasado en relación a los países vecinos y que presenta importantes desafíos en términos normativos. “Nivelar la cancha para las cooperativas es uno de los mandatos de este gobierno. Uno de los avances en este sentido, es la creación del Instituto Nacional de Asociatividad y Cooperativismo que ya debería ser una realidad el próximo año. Una de las principales misiones es la articulación de la agenda de apoyo al cooperativismo”, agregó Navarro.

En tanto, como consejera de la segunda cooperativa productiva más grande de Chile y presidenta de la Viña Francisco de Aguirre, Carolina Marín señaló que “otro de los desafíos que enfrenta el movimiento cooperativista es el generacional. Capel es una cooperativa de 85 años, en la que la edad promedio es de 72. Tenemos que encantar y reencantar a nuestros jóvenes y promover la renovación generacional”.

Para el director de Educación Técnica y Trayectorias Formativo Laborales de Fundación Chile y director de Red Cooperativa, Manuel Farías, “estas reflexiones nos confirman la necesidad de fortalecer al cooperativismo como un modelo que además de contribuir a superar brechas de desigualdad e inclusión, puede  ser altamente eficiente e innovador con los desafíos de cambio climático y transformación digital. En Red Cooperativa fortalecemos los ecosistemas territoriales, la inter cooperación, la innovación social y la eficiencia. Por ello hemos invitado a Mondragón quienes han ido posicionando un modelo asociativo claramente inspirador”.  

Se parte compartiendo