Benjamín Rojas Méndez: El joven que sobrevivió a grave atropello y logró salir adelante

El joven estudiante que fue atropellado por un camión frente al colegio Adventista en 2019, terminó su ciclo escolar y junto a su familia evalúa lo pasado y proyecta el futuro.

El 26 de Agosto del año 2019 fue un día que cambió para siempre la vida de Benjamín Rojas Méndez y la de toda su familia. Fue en esa fatídica jornada, en donde el menor estudiante sufrió un grave atropello al frente de su establecimiento, el Colegio Adventista, ubicado en plena ruta 5 en la comuna de La Serena, que lo dejó gravemente herido y debió luchar arduamente por su vida. Tras cuatro años de ese traumático hecho del cual pudo sobrevivir, Benjamín logró escribir un nuevo capítulo en su vida y luego de múltiples esfuerzos, obtuvo su licenciatura de 4° medio.

Fueron 4 años extremadamente complejos que se coronan con este logro, con esta meta cumplida y con una resiliencia admirable que nos hace cuestionar cuán graves son nuestros problemas cotidianos frente a lo que él debió afrontar. Hoy la tristeza se transformó en risa, orgullo y admiración. Como familia decidieron tomar lo que viene con calma, no quieren adelantarse a ningún proceso y respetar los tiempos del propio Benjamín. Más adelante verán si sigue estudiando, si desea descansar o, como dijo hace algún tiempo, viajar y conocer lugares como México o España que le llaman mucho la atención.

TRAGEDIA QUE LE CAMBIÓ LA VIDA

El 26 de agosto de 2019 marcó un antes y un después en la vida de los Rojas Méndez. Lo que debía ser una jornada rutinaria de trabajos y estudios se convirtió en una pesadilla que jamás olvidarán. Cuando el reloj marcaba las 16.00 horas, un camión de alto tonelaje se desvió del recorrido que llevaba por la Ruta 5 Norte, frente al colegio Adventista, y embistió al pequeño Benjamín, causándole graves lesiones que pusieron en grave riesgo su vida.

De ahí en adelante todo cambió, las rutinas se modificaron y lo que era un hogar sin sobresaltos en el sector La Cantera de Coquimbo pasó a tener como punto de reunión las dependencias del Hospital San Pablo, donde estuvieron por meses a la espera del “milagro” que les devolviera al juguetón niño que les llena el corazón. La fuerza de Benjamín, el temple de la familia, el trabajo médico, la ayuda de tantas personas y organizaciones lograron que esto fuera una realidad.

FELICIDAD TRAS AÑOS DE RECUPERACIÓN

Los abrazos se multiplicaban. Compañeros, docentes, padres y amigos sabían que este era un día importante, ocasión ideal para reír, fotografiarse y bromear. Contra todo pronóstico, Benjamín estaba ahí, recorriendo por última vez los patios y salas del colegio Adventista, establecimiento que lo acompañó en su vida educacional y en donde cultivó valores y aprendió lo básico para enfrentar el futuro.

El protagonista de la jornada, Benjamín Rojas, estaba nervioso y agradecido de toda la comunidad que lo acompañó en este proceso. “Me llevo bien con todos, nadie me cae mal y hoy para mí es un día especial, el colegio me apoyó mucho y se los agradezco”.

Para el director del establecimiento, Rubén García, el caso de Benjamín es un hito que los marcó. “Toda la Fundación Educacional Sanders de Groot, que sostiene a los colegios Adventistas en las regiones de Valparaíso y Coquimbo, estaba en conocimiento de la situación de Benjamín y cuando ocurrió el accidente se puso en oración él y su familia, luego nos pusimos felices con sus avances. Es bonito ver este hito que es terminar su enseñanza media donde lo hemos apoyado con un equipo, con una educadora diferencial, que ha estado pendiente y esperamos que éste sea uno de muchos logros para él”.

Su profesor jefe, Germán Rojas, también se mostró feliz por este objetivo cumplido. “Para nosotros es la felicidad máxima, es un tremendo orgullo ver que Benjamín está terminando su proceso educativo después de lo que pasó, del proceso que vivió, donde ha dedicado mucho tiempo a ir a la Teletón, esforzándose mucho con su familia”.

SU FAMILIA COMO PILAR FUNDAMENTAL

Clave en el logro que celebran hoy es su familia, fueron ellos quienes resistieron los embates psicológicos, judiciales y económicos que todo esto implicó, juramentándose jamás flaquear en esta lucha por y para Benjamín. Estaban unidos y convencidos que el tan adverso escenario en algún momento cambiaría para mejor.

Su madre, Lorena Méndez, dijo emocionada que este día será imborrable para ellos. “Vivimos sentimientos encontrados porque tenemos un poco de temor por lo que viene, ya que estamos en desventaja con algunas cosas, pero felices porque Benjamín hoy está con nosotros, y eso es lo que estamos celebrando. Más allá de los logros y de lo que hará en el futuro, valoramos que está y que puede disfrutar junto a sus compañeros lo que no pudo hacer en 8°, así que hoy festejamos con todo”.

Su padre, Alejandro Rojas, tampoco ocultó su alegría por este hito. “Ha sido una lucha constante, con hartos momentos de desesperación, de rabia y desesperanza, pero lo importante es mirar al futuro, donde vemos felices que ya cumplió su etapa escolar. Ahora nos queda disfrutar como familia a Benjamín porque confiamos que va a estar con nosotros por mucho tiempo más”.

Para Julissa Rojas, su hermana, este es un día de mucha felicidad. “Damos gracias a Dios porque él quiso que llegáramos a este día, donde lloramos de gozo, alegría y emoción, porque a pesar de todas las dificultades que Benjamín pudo tener en estos 4 años, es un logro importante que pudiera salir de 4° Medio. Él hizo un doble esfuerzo en lo académico y en compartir con sus pares porque todo le costaba más y en donde cada nota que se sacó fue por merito propio ya que él estudiaba y hacía sus tareas solo”.

LUEGO DE LA TRAGEDIA: VINO LA CONSTRUCCIÓN DE LA PASARELA

Tras el accidente, las autoridades de la época gestionaron la instalación de una pasarela peatonal para la seguridad a quienes a diario cruzan la Ruta 5 Norte. Por años, la comunidad educativa solicitó su construcción, pero tuvo que ocurrir la tragedia para que se hiciera realidad. Ese puente es provisorio, pero desde el colegio Adventista indican que ya se ha conversado con las nuevas autoridades y la empresa que está encargada de los trabajos de modernización de los 16 kilómetros de carretera en el tramo urbano entre Coquimbo-La Serena para que se contemple una pasarela definitiva para el sector.

Esta última jornada cierra un ciclo importante para él y su familia, repletos de luces y sombras, pero que nos dejan lecciones de vida, de lucha y superación difíciles de entender. Desde ahora podemos decir que ese niño que conmocionó a toda la región en 2019 ya es un joven egresado de 4° Medio.

Se parte compartiendo