Talento y creatividad marcaron la nueva versión de los «Castillos de Arena» desde la Avenida del Mar

Ciencia y diversión se mezclaron en esta verdadera tradición veraniega organizada por el municipio serenense como parte de sus actividades de vacaciones.

¿Quién no recuerda haber hecho un castillo en un día de playa? Probablemente todos por las risas o la admiración que provocaba crear uno sólo con un par de ingredientes y mucho ingenio pasando un buen rato a la orilla del mar. Esto es lo que más de una decena de familias vivió este fin de semana con la nueva versión del Concurso de Castillos de Arena organizado por el municipio de La Serena en el sector de la Avenida del Mar.

De acuerdo a la organización, la jornada estuvo plasmada de creativas obras, adornadas con conchas, plumas y diversos elementos que le pudieran dar más atractivo, se levantaron en las casi dos horas de trabajo que tuvieron los participantes en busca de lograr el más grande y bonito para sorprender al jurado con este verdadero arte de modelar la arena.

“Los diseños y la calidad de los castillos mejoran año a año. El entusiasmo de la gente es tremendo, en especial, de los niños, así que muy contento porque esta es una tradición que partió en nuestra gestión y que esperamos se mantenga, porque gusta mucho ya que es una actividad familiar, sana y al aire libre”, destacó el alcalde Roberto Jacob, quien recorrió viendo las distintas creaciones e hizo entrega, junto a los profesionales del Departamento de Turismo del municipio, de los premios a los ganadores.

Entre los ganadores, estuvieron Patricio Jofré y su hijo Vicente, de Caleta San Pedro, quienes se llevaron el primer lugar. “Habíamos hecho algunas figuras para el colegio, pero nunca un castillo y ahora quisimos intentarlo. Lo pasamos muy bien, estuvo muy entretenido”, dijo Patricio, mientras Vicente, mantenía una sonrisa de oreja a oreja lleno de felicidad por este logro. “Vimos una foto, pero al final hicimos algo improvisado y quedó bonito. Lo más difícil fue hacerle los detalles, pero se pudo”, expresó aún emocionado el pequeño de 12 años.

Misma sensación, tenía Javier Di Pane con su esposa Daniela Gómez y su hija, provenientes de San Juan, Argentina, que obtuvieron el tercer lugar. “Íbamos caminando al Faro cuando vimos que estaba abiertas aún las inscripciones así que nos anotamos. Nunca habíamos hecho esto y no traíamos nada, sólo las manos y el balde y la palita que nos dieron acá. Muy linda la actividad, porque, además, estrechas lazos con distintas personas”, comentó Javier, al tiempo que su pareja, explicó cómo pudieron formar el castillo.

“Al principio se nos desmoronaba, pero después fuimos humedeciendo más la arena para darle fuerza y sostener el diseño que incluso tiene un puente y una cancha para darle un toque futbolero”, contó riendo.

Milton Segovia, acompañado por su polola, además de un amigo, confiaba que podrían obtener un lugar destacado en la competencia, y no se equivocó, pues resultaron segundos con un castillo de estilo medieval. “Vimos en redes sociales que estaba este concurso y nos inscribimos para tener una nueva actividad en nuestras vacaciones, era un desafío. Incluso vinimos hace unos días a practicar, y trajimos materiales de repostería para hacerle los detalles”, precisó tras la fotografía de rigor con el premio que merecían por su alegría, dedicación y minuciosidad para construir su obra que, como las demás, tiene mucho de ingeniería, de ciencia e ingenio.

Se parte compartiendo