Compañía CGE se querelló por accidentes de dos víctimas electrocutadas en Ovalle y La Serena

La compañía eléctrica ingresó acciones judiciales para perseguir estos ilícitos y reiteró el llamado a denunciar el hurto de energía y la manipulación de los medidores eléctricos, pues son delitos que ponen en riesgo la vida.

La proliferación de conexiones eléctricas irregulares se ha transformado en todo un desafío al interior de la compañía eléctrica CGE, que durante los últimos meses ha develado una serie de antecedentes que evidencian esta práctica, y que al parecer se ha hecho habitual. Lo peor, es que debido a lo anterior se han confirmado dos peligrosos accidentes que sufrió una menor al interior de una vivienda en Ovalle y un bombero que se encontraba en procedimiento en La Serena.

Desde la compañía, indicaron que éstas acciones ilegales no sólo configuran un ilícito, sino que también pueden generar una situación de riesgo para las personas y sus bienes materiales. De acuerdo a los antecedentes, el primer hecho data del 8 de febrero pasado, cuando CGE recibió un llamado de emergencia para concurrir a un domicilio particular en Ovalle, donde había una menor de edad lesionada, aparentemente, por un accidente de origen eléctrico. Al llegar al inmueble ubicado calle Alcalde Tomás Yagnam, personal de la brigada de emergencia pudo constatar que el domicilio vecino presentaba una conexión clandestina y fraudulenta que ponía en grave riesgo a los habitantes de dicho inmueble, así como también a los habitantes del sector.

El segundo caso se produjo en el sector de La Antena, en la comuna de La Serena, cuando el 11 de marzo pasado, específicamente en calle Ignacio Serrano, donde al concurrir personal de emergencia para apagar un siniestro al interior de un hogar, un bombero tomó contacto con una red eléctrica interior, lo que le provocó una descarga, siendo trasladado hasta un centro asistencial para su revisión. Paralelamente equipos técnicos de CGE comprobaron que el accidente fue originado por una conexión eléctrica irregular de la vivienda.

Ante ambas situaciones, la compañía recopiló todos los antecedentes y presentó acciones judiciales ante los tribunales respectivos, ante la evidencia del delito de hurto de electricidad. Los hechos descritos establecen la figura de hurto de energía eléctrica, previsto y sancionado en el artículo 215 de la Ley General de Servicios Eléctricos, en relación con el artículo 446 inciso final del Código Penal, del cual no son sólo responsables las personas que pudieron beneficiarse de la clandestinidad de su conexión eléctrica para no pagar sus correspondientes consumos, sino que también el instalador eléctrico que las ejecutó, que será parte de la investigación.

Respecto al análisis al interior de la compañía, el gerente zonal de CGE, Oscar Jerez, aseguró que “el hurto de energía es un delito y, por lo mismo, tenemos la obligación de denunciarlo e iniciar las acciones legales contra los responsables. En este tipo de casos no sólo hay un ilícito que pone en riesgo la calidad y continuidad del suministro eléctrico, sino que también daña infraestructura esencial, afecta el suministro de clientes regulares y puede provocar daño en inmuebles de terceros. Además, y mucho más grave aún, pone en riesgo la vida de personas, tal como lo vimos en estas dos oportunidades”.

En tanto, CGE hace un llamado a denunciar este tipo de conexiones irregulares y acciones fraudulentas que, además de configurar el delito de hurto de electricidad, ponen en peligro la vida de las personas, el entorno y los bienes. Los diferentes canales de contacto para hacer denuncias son: La página web www.cge.cl, Fono Clientes 800 800 767, la App CGE1click y el WhatsApp de atención a clientes +569 89568479.

Se parte compartiendo