Astrónomo ULS busca medir las fuentes de comunicación


Cada año, la contaminación lumínica aumenta aproximadamente un 2% en todo el planeta, generando efectos sobre la observación astronómica, biodiversidad e incluso en nuestra salud.

El crecimiento constante de las ciudades del país, ha producido un problema que, para muchas personas, pasa desapercibido: la contaminación lumínica. El brillo artificial del cielo nocturno no sólo pone en riesgo nuestra salud, sino que puede afectar las privilegiadas características astronómicas en diferentes zonas de Chile. Sobre esta problemática, el Dr. Guillermo Damke, astrónomo de la Universidad de La Serena (ULS) y del Observatorio AURA, ha sido uno de los seleccionados en el Financiamiento ESO-Chile 2021, a través de un proyecto que busca medir y, posteriormente, modelar las fuentes de contaminación lumínica y el brillo artificial que producen en el cielo nocturno de las zonas aledañas a los observatorios astronómicos del norte de Chile. En este sentido, Damke señala que “buscamos instalar una red de sensores de contaminación lumínica, los que van a medir continuamente el brillo del cielo durante la noche y que, además, entregarán datos meteorológicos con estaciones automatizadas que van a reportar desde los lugares donde estén instaladas”.

En este mismo sentido, se planea que estos dispositivos estén ubicados en escuelas donde existan clubes y/o grupos de estudiantes interesados en la astronomía y protección del medio ambiente, con el fin de que puedan entender cómo se mide la contaminación lumínica y como esta influyen en su entorno, como ecosistema y en los humanos.

Por otra parte, Damke destaca la relevancia de este proyecto en la astronomía a nivel nacional, ya que cuantificará la calidad del cielo, permitiendo tomar acciones que vayan en favor de la preservación de este recurso. Asimismo, ayudará a comprender y entender como el brillo del cielo puede afectar a los principales centros de observaciones astronómicas.

El Financiamiento ESO-Chile 2021 entrega fondos a las propuestas seleccionadas que contribuyan al desarrollo de la astronomía en Chile. En este sentido, el astrónomo ULS señala que “es una satisfacción muy grande. Empezamos a trabajar y a colaborar con colegas en la ULS y en la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo (OPCC) en el Observatorio Aura. Ha existido un esfuerzo sistemático, un trabajo continuo de un grupo de estudio y de trabajo de contaminación lumínica. Este es el proyecto obtenido más grande en cuanto a financiación, y es una contribución necesaria desde las universidades estatales y los observatorios profesionales en pro de la protección de nuestro medio ambiente”.

Asimismo, Damke señala que la contaminación lumínica es un tema que tiene muchas aristas, pero que, debemos ser conscientes de la protección y cuidado del cielo, ya que “es una tarea que nos involucra a todos, desde el mismo farol que tenemos en nuestros hogares, que no cumple la normativa, o la utilización de luces led, que generalmente están mal instalados, todo eso afecta la calidad del cielo. Partir por esos cambios dentro de nuestra comunidad universitaria son muy importantes”.

Se parte compartiendo