¿Se puede aplicar la domótica en viviendas rurales? 



 La mayoría de las tecnologías que automatizan y optimizan tareas del hogar funcionan gracias a internet, red cuyo alcance es mayor en zonas urbanas. Sin embargo, según señalan desde Mundo Parcelas, el arribo del internet satelital puede ayudar a implementar la domótica en sitios más alejados. 

Uno de los mayores sueños de los dueños de casa es contar con un asistente robótico que se preocupe de todas las tareas del hogar, algo así como Robotina, la robot que se encargaba de todo en la serie Los Supersónicos. 

Sin embargo, como esa tecnología aún no está disponible, las personas tienen que recurrir a diferentes productos que automatizan tareas del hogar de manera independiente, siempre y cuando estén conectados a una red wifi. 

Al conjunto de aparatos que cumplen la función de optimizar el hogar se le conoce como domótica, que viene de los términos domus (casa en latín) y autónomo (“que se gobierna a sí mismo” según su raíz griega). 

No obstante, por muchos años los hogares alejados de los centros urbanos, que por su ubicación geográfica no podían acceder fácilmente a internet, estuvieron obligados a distanciarse de este tipo de tecnologías. 

Aunque esto ha comenzado a cambiar: “Hoy el internet ha expandido sus fronteras gracias a los nuevos servicios satelitales que han ido apareciendo, permitiendo a los hogares más alejados acceder a las tecnologías que comúnmente solo los capitalinos y miembros de ciudades constituidas podían tener”, comenta Juan Fonseca, director de Mundo Parcelas

¿Cómo funciona el internet satelital? 

Este tipo de tecnología, tal como sugiere su nombre, funciona gracias a un satélite geoestacionario ubicado a unos 35.000 kilómetros de altura, el cual tiene la capacidad de enviar constantemente datos hacia la atmósfera terrestre. 

Para que un hogar sea capaz de recibir las ondas satelitales debe poseer una antena parabólica, la que es proporcionada por la compañía que ofrece el servicio. Esta debe tener una orientación específica para recibir las señales de forma correcta. 

Luego de que las ondas son recepcionadas, mediante un cable pasan a un router que decodificará la señal y la transformará en una red ethernet o wifi. Es en ese momento cuando el usuario ya puede hacer uso del internet para lo que le plazca. 

La velocidad que es capaz de alcanzar este tipo de internet varía de una compañía, aunque en Chile, esta suele ir desde los 2 mbps (megabytes por segundo), hasta los 25 mbps. Comparado con una red tradicional de internet esta velocidad es baja, pero suficiente para gestionar aparatos inteligentes en el hogar. 

Las tecnologías más populares para el hogar

Gracias a las redes de internet satelital, casas y parcelas de agrado rurales pueden implementar una gran cantidad de tecnologías capaces de encargarse de diferentes tareas del hogar. 

Dentro de las más requeridas por los usuarios se encuentran ampolletas inteligentes, aspiradoras robot, sistemas de riego automatizados, aire acondicionado autorregulable, cortinas automáticas, purificadores de aire, puertas y portones inteligentes, entre muchas otras opciones. 

Pero sin duda, lo mejor de todo es conectar todo a través de un asistente virtual: “Muchas personas eligen los asistentes de Google, Amazon y Apple para gestionar su casa, ya que funcionan como verdaderos mayordomos a los cuales pedirles cosas simples como encender una luz, o bien, acciones más complejas como pasar la aspiradora”, comentan desde Mundo Parcelas. 

Se parte compartiendo