Especialistas del Hospital de Coquimbo entregan claves para reconocer un Accidente Cerebrovascular

Cada 29 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Ataque Cerebrovascular. Una patología donde el tiempo es fundamental para poder disminuir sus consecuencias.

En el día mundial de la prevención del ataque cerebrovascular, especialistas de Neurología del Hospital San Pablo de Coquimbo brindaron a la comunidad herramientas y conocimientos fundamentales para evitar los factores de riesgo de esta enfermedad, considerando que en nuestro país el ACV se posiciona como la principal causa de muerte, y también como la segunda causa de mortalidad prematura. De acuerdo a la teoría médica, un ataque cerebrovascular (ACV) se puede clasificar en dos tipos: isquémico, que se produce cuando una arteria del cerebro se tapa y sin previo aviso deja de recibir sangre, generando un infarto en esta zona (conocido como trombosis) o bien, de tipo hemorrágico, cuando la arteria se rompe y sangra (lo que se llama derrame), generando graves consecuencias en el organismo e incluso muchas veces irreversibles.

En nuestro país, el ACV se posiciona como la principal causa de muerte, y también como la segunda causa de mortalidad prematura. Los especialistas lo señalan como una enfermedad silenciosa pues, aunque sus síntomas pueden aparecer de forma repentina, las causas generalmente se presentan muchos años antes en las personas. Por eso es importante conocer los factores de riesgo y saber a su vez, que el tiempo es fundamental para poder
disminuir sus consecuencias.

El ataque cerebral isquémico, que es el tipo más frecuente en la población, abarcando el 80% del total de los casos de ACV en nuestro país, tiene signos neurológicos focales que son claves para enfrentar la patología a tiempo. Según subrayó el doctor jefe de Neurología del recinto coquimbano, Carlos Soto, los síntomas son muy claros y reconocibles, como lo son “el trastorno del lenguaje repentino con dificultades en la comprensión de este; un déficit neurológico o la pérdida de la fuerza en las extremidades del lado izquierdo o derecho, y también trastornos de la coordinación motriz, es decir, que el paciente podría tener dificultad para caminar o en el uso de sus extremidades, son los signos más frecuentes e identificables de un ataque cerebrovascular”.

Además, el especialista aseguró que el tiempo de reacción es fundamental, ya que si se toma en cuenta según los protocolos actuales de manejo, hay horas definidas para poder aplicar las terapias en un caso de ACV, estableciéndose entre 3.5 y 4 horas como máximo, desde el inicio de los síntomas hasta la toma del escáner de cerebro, para poder realizar el procedimiento llamado trombólisis. “Hay un viejo adagio popular que dice: el tiempo es cerebro. En cada minuto de un accidente cerebrovascular se mueren millones de neuronas. Por eso mientras más rápido se actúe, es fundamental”, mencionó el neurólogo del recinto porteño.

A continuación, les compartiremos los factores para que puedan identificar los síntomas más comunes de acuerdo a la escala de Cincinnati y así puedan estar preparados y preparadas, en caso que deban enfrentar una situación de esta magnitud:

Simetría facial: pida a la persona que sonría y observe si esta es normal o se le cae la mitad de la cara en forma aguda.
Dificultad para levantar los brazos: pida que levante ambos brazos y observe si uno queda más elevado que el otro o no es capaz de levantar alguno.
Evaluación del lenguaje: pida que repita una oración. Si no puede hablar, arrastra las palabras o las utiliza de forma incorrecta, podría estar ante la presencia de un ACV.

Por último, el médico jefe de Neurología enfatizó que “desde el Hospital de Coquimbo se cuenta con una atención de especialistas en neurología permanente con un servicio de neurología para atender a los pacientes hospitalizados, pero también contamos con una residencia neurológica para casos que llegan de urgencia. Es decir, que tenemos especialista de turno las 24 horas y los 7 días de la semana”.

Se parte compartiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *