Prisión para conductor ebrio que produjo la muerte de dos personas en accidente desde el sector de Ceres

Según la Fiscalía, aproximadamente a las dos de la madrugada del domingo 5 de diciembre pasado el imputado iba conduciendo en estado de ebriedad, el station vagon marca Audi Q3, por la Ruta Ch-41 en dirección a oriente.

Este Martes 07 de Diciembre, el Juzgado de Garantía de La Serena dejó en prisión preventiva a J.A.H.F., imputado como autor del delito de conducción
en estado de ebriedad y que ocasionó la muerte de dos personas luego de colisionar de frente a alta velocidad con el vehículo en el que iban las víctimas fatales. Recordemos que este lamentable acontecimiento sucedió la madrugada del domingo recién pasado, en el sector Ceres de la Ruta Ch-41, de la comuna de La Serena.

En la audiencia de formalización, el magistrado Felipe Ravanal ordenó que el único imputado, hiciera ingreso al centro de detención preventiva de La Serena por considerar que la libertad del sujeto constituye un peligro para la seguridad de la sociedad. Además, fijó en 120 días el plazo de investigación para esclarecer este terrible accidente. Cabe señalar además que el magistrado, al momento de resolver esta cautelar, tomó en consideración que “el carácter del delito dice relación con la afectación a bienes jurídicos que son valorados por la sociedad, es decir, la forma de comisión del delito, cual es el resultado de éste, o cómo se aprecia o cómo se ve el desprecio que puede tener la persona imputada respecto de las reglas de sana convivencia y de ciertos valores, como por ejemplo, la vida o la integridad física de terceros. Y ahí es importante recalcar que en este caso, además que la defensa no ha cuestionado la existencia de antecedentes que justifican el delito ni la participación del imputado en esta etapa procesal, el carácter del delito no debe pasar inadvertido en esta discusión puramente centrada en la gravedad de la pena, porque en definitiva, como señaló el abogado querellante y la fiscalía, aquí fallecieron dos personas, dejaron familia e hijos que ya no tendrán a esas personas para que los cuiden y los críen, y esta conducta se produjo por como se puede hasta ahora apreciar, una imprudencia y un dolo, eventual al menos, de conducir un vehículo a alta velocidad en estado de ebriedad, cuando todo sabemos lo peligroso que ello implica tanto para peatones como para terceros conductores”.

El dictamen agregó además que “a juicio del tribunal este desprecio por la seguridad de la vida humana, al conducir un vehículo a exceso de velocidad en estado de ebriedad –y sin perjuicio que si después se pueda imputar o no, el delito de no prestar el auxilio que se debe toda persona frente a un accidente de tránsito y permanecer en el lugar y dar cuenta a la autoridad más cercana– lo cierto es que este carácter hace pensar que la personalidad del imputado contiene algo que lo hace, o no ver este riesgo a los terceros, o despreciarlo; y en ese entendido, a juicio del tribunal de ser puesto en libertad ahora, es probable que al no visualizar o despreciar estos límites, puede incurrir en actos tan graves como este y que en definitiva son los que subyacen a esta necesidad de cautela conocida como peligro para la seguridad de la sociedad y que, no es otra cosa, que lo que se recoge en los tratados internacionales como el peligro de reiteración”.

Según los antecedentes, el imputado, al ser detenido en el lugar por personal de Carabineros, se encontraba en evidente estado de ebriedad, constatado por el hálito alcohólico, incoherencia al hablar e inestabilidad al caminar; lo que fue corroborado por el informe de intoxileizer practicado, que arrojó una dosificación de alcohol en la sangre de 1,28 gramos por mil; el imputado conducía, además, desatento a las condiciones de tránsito y a una velocidad no razonable ni prudente.

Se parte compartiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *